Por qué no deberías ignorar a tu competencia (aunque seas mejor que ella)

estrategia tips

¿Recuerdas la historia de la liebre y la tortuga? Aquella en la que la veloz liebre perdía una carrera contra una tortuga, todo por subestimar a su lenta contrincante. Quizá tú hayas estado en una situación similar en alguna ocasión, ya sea en el lugar de la liebre o, más afortunado, en el de la tortuga que salió victoriosa.

Esta sencilla historia nos da una valiosa lección que podemos aplicar en nuestro negocio; actualmente presenciamos una constante y rápida evolución tecnológica a la que es difícil seguirle el paso, más de 50 años han pasado desde el surgimiento de Internet y, aunque más del 40% de la población mundial lo utiliza, aún es relativamente pequeño el porcentaje de negocios que utilizan Internet como parte de sus estrategias y procesos de marketing y ventas.

Si tu ya haces marketing digital o has investigado sobre el tema, tienes una idea de los a veces increíbles beneficios que puedes obtener en comparación con una estrategia de marketing tradicional. Y es en este momento de la historia donde entran la liebre y la tortuga. Tú podrías ser una de esas astutas empresas que se mantienen a la vanguardia en cuestión de tecnología y técnicas de marketing, aprovechando el tremendo alcance y menores costos de las herramientas digitales, mientras que a tus competidores les toma más tiempo descubrir y adoptar las nuevas tendencias de marketing, gastando más y ganando menos.

Si este es tu caso déjame felicitarte y de paso prevenirte. Hasta este punto de la carrera llevas la delantera, pero no dejes que te pase lo que a la liebre, de aquí en adelante tienes dos opciones:

  • Confiarte de tu ventaja, dejar de innovar y mejorar y perder la carrera.
  • Mantenerte alerta, seguir mejorando y no dejarte alcanzar por tus competidores.

Obviamente preferirías la segunda opción pero a todos nos pasa, alguna vez nos confiamos, nos quedamos en nuestra zona de confort y mientras tanto el resto del mundo sigue simplemente mejorando hasta que nos alcanza e incluso nos deja atrás. Una de nuestras recomendaciones para que esto no te pase es que adoptes una política de mejora continua en tus estrategias de marketing, piénsalo, nunca se llega al punto máximo.

Para llevar a cabo esta mejora es indispensable que tengas una estrategia bien estructurada y documentada, que estés midiendo y monitoreando constantemente, esto te permitirá identificar acciones de poco valor, corregirlas, mejorarlas e incluso eliminarlas antes de ponerlas en práctica.

Y como en la historia de la tortuga y la liebre, no te confies de tu competencia. Por muy delante que estés de ella no puedes darte el lujo de ignorarla, es importante es estés al pendiente de sus acciones de marketing, pues quizá la próxima novedad la conozcas gracias a ellos.

No pierdas la carrera, déjanos darle a tu marketing digital el empujón ganador.

Start the conversation